Dentro de nuestra búsqueda por el entendimiento de la creatividad, sus herramientas y técnicas de implementación, hemos comprendido que esta maravillosa práctica no requiere conocimiento previo ni preparación, sino que está presente en la historia de la humanidad, en la manera de relacionar ideas y de pensar. Por ende, la creatividad está en cada uno de nosotros, sólo debemos explorar y fortalecer nuestro pensamiento sin olvidar aplicarlo en todas las actividades de nuestro día a día.

A partir de esta definición es que emprendemos el camino hacia la implementación de la creatividad en diferentes ámbitos, comenzando por la tendencia del Design Thinking, una metodología que tiene como objetivo generar ideas innovadoras en entornos inciertos de manera ágil y absoluta.

La definición, traducida como pensamiento de diseño, ha demostrado ser muy útil para muchas empresas. Esta tendencia comenzó en la década del 70, originada en la Universidad de Standford, California y su gran impulsor fue la consultora de diseño IDEO, quien es hasta el día de hoy su principal precursor. Por sus características, grandes empresas lo utilizan como manera de trabajo, entre ellas Apple, Google o Zara.

Desing Thinking es una metodología que permite desarrollar productos y servicios de forma rápida y más allá de su nombre, no se trata tanto de una cuestión de “diseño” sino de adoptar algunas de las dinámicas creativas que se emplean en esta disciplina, es una invitación a pensar como diseñadores.

El proceso de Design Thinking se compone de cinco etapas, establecidas por la Universidad de Standford. Este proceso se caracteriza por no ser lineal, se puede ir y volver dentro del desarrollo o incluso saltar etapas. Lo importante es que a lo largo del proceso se afina el contenido hasta desembocar en la solución que cumpla con todos los objetivos. Este proceso, a su vez, cuenta con herramientas que facilitan su desarrollo y estimulan el desarrollo.

Fases del proceso:

EMPATIZAR: Como en el proceso creativo, este proceso comienza con el entendimiento del problema. Con una profunda comprensión de las necesidades de los usuarios y de su entorno. Debemos ponernos en la piel de dichas personas, observando, hablando y analizando su vida, para generar soluciones consecuentes con sus realidades.

Las herramientas disponibles son el mapa de actores, los mapas mentales y las entrevistas. La observación encubierta también es utilizada, ya que podemos obtener información objetiva y clara sin interferir ni provocar ningún tipo de influencia.

DEFINIR: Durante la etapa de Definición, debemos filtrar la información recopilada durante la fase anterior y quedarnos con lo que realmente aporta valor y nos lleva a concretar el problema que vamos a abordar de manera que sea significativo y podamos diseñar soluciones viables. Identificar problemas específicos es clave para la obtención de un resultado innovador.

Dentro de las herramientas disponibles para filtrar la información van desde las infografías para organizar ideas hasta el mapa de interacción de usuarios, que sirve para identificar los puntos de conexión entre los usuarios a lo largo del uso del producto o servicio para mejorar la experiencia final.

IDEAR: La etapa de Ideación de posibles soluciones tiene como objetivo la generación de un sinfín de opciones. En esta fase, las actividades favorecen el pensamiento expansivo y debemos eliminar los juicios de valor. Debemos generar ideas, desde las más atrevidas a las más modestas, de modo que podamos generar soluciones innovadoras y eficaces.

Las herramientas disponibles para esta fase son muchas, ya que aquí es donde se generan las ideas. Los seis sombreros para pensar es una técnica conocida y útil, asi como la lluvia de ideas.

PROTOTIPAR: en esta etapa volvemos las ideas realidad haciendo modelos tangibles con las soluciones. La comunicación visual es efectiva asique construir prototipos nos ayuda a representar las posibles soluciones, poniendo de manifiesto elementos que debemos mejorar o refinar antes de llegar al resultado final.

Para esta fase son necesarias herramientas funcionales a la actividad creadora, como la matriz de motivaciones, donde se dibuja una matriz y en los ejes principales de esta se muestran los usuarios que interactúan con el producto o servicio, y por otro lado las características o fases del mismo.

TESTEAR: Durante la fase de Testeo, se prueban los prototipos con los usuarios implicados en la solución. Esta fase es crucial ya que pone a prueba todo el trabajo realizado, ayudando a identificar mejoras necesarias, fallas a resolver o posibles carencias. Se trata de mostrar y confrontar el prototipo con el usuario para aprender de él y generar mejora continua.

En esta fase final, entre las herramientas tenemos la observación encubierta, donde se puede ver al usuario interactuando con el producto o servicio sin saber que está siendo evaluado. De la misma manera se puede realizar una prueba de usabilidad, donde luego de ser utilizado el prototipo se haga una seria de preguntas para evaluar la funcionalidad.

Por último, considerando las características del proceso, podemos decir que el Design Thinking puede usarse siempre, gracias a que su base está en la resolución de problemas desde el punto de vista del usuario. Según Tim Brown, de la consultora IDEO: “Es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado”.


http://estebanromero.com/2013/05/design-thinking-una-vision-global/.

http://www.designthinkinhttp://www.designthinking.es/inicio/index.phpg.es/inicio/index.php.

http://innolandia.es/guia-design-thinking-en-espanol-para-duguia-design-thinking-en-espanol-para-dummies-como-crear-productos-y-servicios-innovadores-diferentesmmies-como-crear-productos-y-servicios-innovadores-diferent/.

Anuncios