Los mapas mentales nacen de la mano del escritor Tony Buzan y se presentan como una técnica para potenciar la memoria y organizar los pensamientos y conocimientos con facilidad y soltura. Esta técnica se creó en base a un antiguo sistema utilizado por los griegos llamado mnemotécnica, el cual es un proceso intelectual que consiste en vincular ideas para recordarlas. Esta técnica toma valor al facilitar la memorización de manera natural y alejada del estereotipo típico y monótono enseñado normalmente por el sistema educativo.

Los mapas mentales cultivan la imaginación y el poder de asociación, herramienta utilizada en varios métodos de generación de ideas como desencadenante hacia nuevos caminos del pensamiento. Gracias a estos dos elementos es que se puede utilizar en diversos temas y sirven para potenciar la creatividad gracias a su creación en red que se expande de manera infinita, así como para ahorrar tiempo, aclarar ideas, planificar y comunicar temas de manera atractiva y creativa.

El ámbito de desarrollo de los mapas es tan variado como los ámbitos en los que nos desenvolvemos, desde una presentación de trabajo, hasta organizar la semana o un viaje con amigos, todas las variables se hacen presentes y visibles para emprender la solución o el aprendizaje de manera novedosa.

¿Cómo dibujar un mapa mental? Hay siete pasos que seguir, detallados a continuación:

  1. Para comenzar hay que elegir una idea principal. Empieza en el centro de una hoja en blanco, esto le da a tu cerebro la libertad de moverse en todas las direcciones y expresarse más naturalmente.
  1. En base a la idea principal elegida, dibuja en el centro de la hoja una imagen que la represente. El uso de una imagen potenciará tu imaginación, además facilita la concentración y despierta el cerebro.
  1. Utiliza muchos colores, mínimo tres, ya que el uso de colores estimula el cerebro. Así como las imágenes, los colores añaden eficacia a tus Mapas, facilitando la lectura y el entendimiento, además de darle diversión.
  1. Partiendo de la imagen central ubica las ideas más importantes relacionadas con el tema escogido alrededor. Conecta todas las ideas mediante líneas curvas o ramas. Tu cerebro trabaja mediante ASOCIACIONES y al vincular tus ideas mediante ramas, te será más fácil recordarlas ya que estarán conectadas.
  1. Traza líneas curvas en lugar de rectas. Las líneas rectas aburren a tu cerebro. Las líneas curvas y asimétricas son más atractivas y capturan la atención de tus ojos con mayor facilidad.
  1. Utiliza sólo una palabra clave por línea. Los núcleos individuales aportan más flexibilidad y contundencia ya que cada palabra o imagen tendrá un efecto multiplicador y partiendo de allí se generarán nuevas palabras.
  1. Utiliza muchas imágenes. No en necesario que sean imágenes perfectas, también pueden ser símbolos o garabatos que llamen la atención y nos impacten a simple vista para recordarlo con facilidad.

 

La principal ventaja de los mapas mentales es que ofrecen una visión global del tema, única e impactante, que atrae la mirada y genera una interacción de la atención. Además al poder ser utilizada para diferentes temáticas, sirve también para el trabajo en equipo dado que al tener una visión general diferentes miembros pueden analizarlo rápidamente y agregar o disminuir partes de verlo conveniente.

Al generar asociación de ideas partiendo de una central y trabajar de manera individual cada una de ellas, la cantidad de iniciativas se vuelve infinita. Por ejemplo: si de la idea central (cena de fin de año) comenzamos generando 5 ideas secundarias (comida / lugar / invitados /decoración / ropa) y a cada uno de ellos le agregamos 3 ramas (comida: cena / postre / bebidas) con facilidad llegamos a 20 puntos organizados. Si a cada uno le agregamos 3 más (cena: ingredientes / lugar de compra / tiempo de cocción) tenemos 65 asociaciones distribuidas de manera clara y sectorizada para distribuir responsabilidades y solucionar el problema.

Ahora, imagina un mapa mental con el objetivo de solucionar un problema de manera creativa, el potencial se renueva con cada asociación que tu mente pueda crear de la mano de la imaginación, es decir, la información y las herramientas están en tus manos, en tu mente. Es trabajo de cada uno emprender la búsqueda en este nuevo método que multiplicará nuestras posibilidades en todos los ámbitos.


Buzan, Tony. Cómo crear mapas mentales. 2004, Urano: Barcelona

http://definicion.de/mnemotecnia/

http://mapamental.net/como-crear-un-mapa-mental

Anuncios