El término Gestalt fue introducido por la escuela de psicología alemana a principios del siglo XX y redefinió la manera de percibir los mensajes visuales. La palabra no tiene una traducción exacta al español pero su significado puede expresarse de varias maneras: “Forma, estructura y totalidad”, así como “todo”, “forma” o “configuración”, nace de la interpretación de la percepción, debido a que esta es la base del conocimiento humano.

La percepción es el entendimiento que tenemos del mundo exterior y se da a través de los cinco sentidos. Con esta información, la mente elabora y organiza los mensajes para interpretarlos. El mensaje visual es la suma de la totalidad de los datos sensoriales que se configuran en una forma, una Gestalt. La mente analiza el todo de la imagen y el mensaje se destruye cuando se intenta analizar las formas como objetos independientes. En el mundo de la expresión gráfica, esta herramienta nos ayuda a centrar la atención pero también nos abre las puertas hacia una búsqueda continua de configuraciones nuevas, ya que la organización de los elementos puede variar, expandirse y estimular mensajes efectivos y creativos.

De manera sencilla repasaremos las principales leyes de Gestalt, utilizadas para la comunicación visual:

  1. Ley de la pregnancia: establece que el cerebro no puede interpretar un objeto como figura y fondo al mismo tiempo. Lo que hace es centrar la atención en algún elemento y llamarlo figura, dejando la zona de menos jerarquía como fondo. El conjunto figura-fondo constituye una totalidad o gestalt. Esto significa que no existe figura sin un fondo y aunque el fondo sea un espacio vacío, ese vacío es un soporte de la figura. Según el lugar donde posemos la atención pueden emerger diferentes figuras de lo que antes era el “fondo”.
  1. Proximidad: Vemos a los elementos que están juntos como una unidad, considerando estas composiciones como un todo y agrupándolos mentalmente.
  1. Cierre: Nuestra mente tiende a completar la formas que vemos añadiendo los elementos necesarios para completar la figura. Esto se produce cuando el objeto no esta completo o un espacio de la figura no está cerrado, el cerebro automáticamente tiende a completar la figura dado que las formas abiertas provocan incomodidad en la percepción.
  1. Semejanza: Se basa en una tendencia natural de relacionar elementos parecidos, ya sean en forma, color o dimensión. Esta ley es la base de las categorizaciones e implica una estructura y un patrón. Los objetos que comparten características crean cohesión en la percepción.
  1. Simetría: Tiene gran relación con la naturaleza y la historia del hombre, desde nuestro cuerpo hasta la naturaleza en su gran mayoría tienen simetría, es por esto que la mente percibe las imágenes simétricas como un solo elemento.
  1. Destino común: Se basa en la percepción de que las partes de alguna figura que parecen desplazarse en la misma dirección, forman unidades autónomas y tienden a ser vistas como un grupo.
  1. Contraste: La percepción de un elemento siempre estará influida por la relación de este con los demás elementos de la composición. Su posición relativa incide sobre los atributos a percibir, debido que al analizar la composición como un todo, cada elemento será comparado con el contexto general y será así como adquirirá sus atributos.

Todas estas leyes son parte de nuestra percepción diaria y como ya hemos focalizado en anteriores notas, nacen a partir de la unión de los elementos gráficos con los que contamos para comunicarnos. Aunque no sea fácil el uso de estas leyes, su análisis nos permite percibir con mayor detenimiento los mensajes que comunican las marcas.


Pequeño diccionario del Diseñador, Reimers Desing, con licencia Creative Commons para bocetosgraficos.com.ar

http://www.guillermoleone.com.ar/leyes.htm

https://arquitecturaucinf.wordpress.com/leyes-de-la-gestalt/

Anuncios