La creatividad es una capacidad que todos los niños y hombres poseen, pero al mismo tiempo, la actividad creadora es una acción misteriosa que desde hace muchos años lleva a múltiples autores de diferentes áreas a analizar los factores que la definen. De acuerdo a diferentes investigaciones, la creatividad es más que una simple idea que nace del hemisferio derecho del cerebro, que es el lado en el que se ubica la facultad de expresar, captar emociones e ideas creativas. La creatividad es un proceso, una habilidad que se puede desarrollar a través de un proceso creativo y la identificación de factores que pueden convertir a una persona en creativo. Estos factores nos permiten entender porque existen personas que se destacan por su creatividad y se desarrollan en ambientes parecidos al resto de las personas.

Si bien la creatividad es un fenómeno infinito, que puede ser potenciado de diferentes maneras, los factores favorecedores e inhibidores de la creatividad son considerados como la base para medir la habilidad creativa de una persona.

Existen mayores probabilidades que una persona sea creativa si se dan ciertas condiciones o factores favorecedores, como también existen factores inhibidores de la creatividad que limitan esta. Estos factores se miden en niveles físicos, cognoscitivos, afectivos y culturales.

Factores favorecedores de creatividad

Factores físicos: cuando alternamos periodos de intensa estimulación con periodos de calma y seriedad, obtenemos el clima propicio para asimilar e incubar el pensamiento creativo.

Factores cognoscitivos: contar con tener padres y maestros con amplios intereses culturales y creativos, además de tolerancia al pluralismo de ideologías son aspectos que motivan e inducen a la persona a desarrollar habilidades creativas.

Factores afectivos: la seguridad de ser aceptado, la alegría de vivir, la confianza en las propias capacidades, el espíritu de compromiso y la alta necesidad de logro.

Factores socioculturales: desarrollarse en una sociedad inquieta, ambiciosa y creativa hace surgir un “círculo virtuoso”.

Factores que inhiben la creatividad

Factores físicos: esto puede verificarse en ambientes extremos. Un medio monótono, tranquilo, estático, puede ser tan enemigo de la creatividad como un medio inestable, tempestuoso, acelerado y caótico.

Factores cognoscitivos: un ambiente de prejuicios, dogmatismo, tradicionalismo, escepticismo y rechazo a lo nuevo, condiciona hacia actitudes rutinarias, impersonales y apáticas.

Factores afectivos: otros estímulos que congelan la creatividad de una persona son inseguridad, sentimientos de culpa y presiones.

Factores socioculturales: los obstáculos ya mencionados al hablar del dogmatismo, la burocratización y el mimetismo social.


Glotón, R y Clero, C (1972) La creatividad en el niño. Madrid, España: Narcea

Rodríguez, M (1987). Manual de Creatividad. México: Ed. Trillas.

http://www.huffingtonpost.es/2014/03/07/18-cosas-que-las-personas_n_4918760.html

Anuncios