La creatividad es un concepto que a menudo escuchamos en nuestro trabajo, en nuestros hogares, escuchamos esta palabra varias veces al día en diferentes lugares y nos enfocamos en que tenemos que ser creativos, crear cosas nuevas, novedosas y únicas.

Es aquí donde los creativos, diseñadores y comunicadores empezamos a intentar maquinar las grandes ideas, a preguntarnos ¿Qué quiero crear? ¿Puedo ser un artista con mis diseños? ¿Puedo crear algo funcional y creativo? ¿Cómo comunico de manera creativa? ¿Cuál es la diferencia entre hacer arte y diseñar un arte?

Pero muy pocas veces nos preguntamos el ¿Cómo puedo lograrlo?, si bien el arte es resultado de algo que el artista plasma para transmitir o comunicar sus sentimientos, su forma de ver la vida, este no tienen ningún otro propósito más que el de transmitir sus emociones y formas de pensar a través de su arte. En cuanto al diseñador gráfico este tiene por objetivo el crear algo funcional, donde la mayoría de las veces corresponden a un requerimiento de algún cliente o a una necesidad humana, que además de ser algo funcional tiene que ser creativo; y es aquí que el Proceso Creativo es una excelente herramienta que tiene gran relación con la resolución de problemas que puede ser aplicado a cualquier ámbito de tu vida desde lo personal hasta lo profesional, como habíamos mencionado al principio la creatividad puede ser utilizada en un sinfín de situaciones sin embargo lo importante es que aprendas a incorporar el proceso creativo como una forma de analizar y estructurar las diferentes situaciones que te toquen vivir.

Hoy en día ya casi nada pertenece a las grandes masas, las personas buscan ser diferentes y a la vez sentirse identificados con algo, la relación con cada cliente es algo particular que se trata en un contexto determinado y único en donde los elementos primordiales del proceso creativo pueden ser de mucha ayuda al momento de empezar a soñar y pensar en ideas y posibles soluciones.


Hagamos un ejercicio del proceso creativo aplicándolo al ámbito publicitario o de marca. Primeramente es importante que detectes el problema, definir qué es lo que debes solucionar o cuál es el problema y no necesariamente es un punto negativo o conflictivo, sino puede ser una necesidad de encontrar una nueva manera de realizar o comunicar una actividad o marca; tienes que considerar la información disponible con la que cuentas ¿Qué sabes acerca de la marca? ¿Cuáles son los aspectos positivos que puedes explotar y hacer destacar? ¿Qué aspectos negativos o con que problemas cuenta la marca?; una vez tengas toda la información posible sobre la marca es hora de empezar con la generación de ideas, de preguntarte ¿Cuántas maneras de solucionar o comunicar la marca puedes encontrar?, es importante que dejes volar tu imaginación y verás que no solo se te ocurrirán posibles soluciones sino que aparecerán propuestas inéditas nunca antes imaginadas; cuando consideres que cuentes con bastantes ideas o posibles soluciones es momento que de hacer la evaluación crítica de las soluciones propuestas, preguntarte si ¿Todas las respuestas que encontramos en la generación de ideas solucionan o comunican de la mejor manera lo que queremos?, este es el momento que debes analizar la factibilidad de tus ideas, considerar si es la mejor idea pero también analizar si cuentas con los recursos, si llega a tu público objetivo, si representa a tu marca y su personalidad. Una vez hayas analizado todas las ideas realiza un proceso de limpieza; la revisión de las ideas creadas permite que te quedes con las opciones más útiles y al momento de releerlas las puedas observar desde un nuevo punto de vista.

La definición de la solución final, aceptación y perfeccionamiento es tu idea más útil, creativa, esta debe cumplir con todos tus objetivos analizados en el primer paso del proceso. No te olvides de la retroalimentación, es muy importante conocer qué resultados obtienes con lo que has creado, esto te permitirá cada vez realizar mejores ideas e ir aprendiendo algo en cada diseño, arte o decisión que realices en tu vida.


Guilera Agüera, L (2011) Anatomía de la creatividad. España: Fundit.

Anuncios